La familia es el núcleo de todo lo que creemos y lo que hacemos

A través de nuestra fe nos inspira a ser buenos vecinos y el cuidado

Doctrina y Pactos

Plymouth Brethren y la política

Nuestra opinión sobre los Gobiernos, la legislación y el voto

Los miembros de Brethren no son partidarios y creen que cualquier tipo de Gobierno (con independencia del partido político o los candidatos individuales) resulta elegido por la voluntad de Dios. Aunque rezamos de forma continua y constante por una buena manera de gobernar, no votamos por una cuestión de conciencia. En la mayoría de países en los que votar es obligatorio existe la exención del voto por motivos de conciencia.

Por consiguiente, aunque no votamos, sí prestamos atención a la política de los países en los que vivimos y, al igual que todas las iglesias cristianas, la iglesia Plymouth Brethren adopta de vez en cuando una posición moral sobre la compatibilidad de la legislación y la política con las enseñanzas de la Santa Biblia. En estas ocasiones ejercemos una activa presión política sobre nuestros representantes, ejerciendo nuestros derechos democráticos individuales como ciudadanos que viven en una sociedad libre.


Los miembros de Brethren sirvieron en las dos Guerras Mundiales

En tiempos del servicio militar obligatorio, algunos miembros de la Plymouth Brethren Christian Church se vieron involucrados en las dos Guerras Mundiales, así como en las guerras de Corea y Vietnam, sirviendo a sus respectivos países junto a soldados que no pertenecían a nuestra iglesia. Los miembros de Brethren adoptaron la posición de ser reconocidos como no combatientes, diferenciándose de los objetores de conciencia. Sufrieron muchos reproches por negarse a llevar armas, sobre todo durante la Primera Guerra Mundial, pero el tiempo y la experiencia demostraron que se necesitaba mucho valor para ir al frente de batalla desarmados a rescatar a los heridos.

Los miembros de Brethren sirvieron en muchos sitios incluyendo las junglas de Papúa Nueva Guinea, los desiertos del norte de África, las playas de Dunkerque y el desembarco de Normandía, así como en Corea y Vietnam. Sirvieron en el frente de batalla en unidades como portadores de camillas y de mensajes secretos clasificados. Una de ellas fue la 2 I.C. en uno de los mayores hospitales militares de Australia.

Algunos ejemplos del reconocimiento de su trabajo incluyeron condecoraciones al valor en el acto de servicio durante la Primera Guerra Mundial, como la Cruz militar. Durante la Segunda Guerra Mundial, aunque estaba confinado en el campo de prisioneros de Changi, un miembro de nuestra iglesia fue mencionado en algunos mensajes por su ayuda a otros prisioneros de guerra. En la tensión reinante durante la Guerra Fría en Europa, un miembro de Brethren fue nombrado “Soldado del año” por dos veces consecutivas.




EXTRACTOS DE LOS ARCHIVOS NACIONALES DE AUSTRALIA

F. KINGSLEY NORRIS (D.G.A.M.S.)
DIRECTOR GENERAL DEL SERVICIO MÉDICO AUSTRALIANO –
FUERZAS DEL EJÉRCITO AUSTRALIANO 1942-43

Desgraciadamente, los heridos y los enfermos habían debilitado la posición de mi personal médico y, en respuesta a muchos mensajes, por fin nos asignaron una ambulancia militar adicional que incluía una compañía de “objetores de conciencia”…

…Traté la situación con el oficial al mando y decidí mandar su ambulancia a Soputa, donde la batalla había entrado en un punto crítico y nuestras víctimas se amontonaban.

Se ordenó a los portadores de camillas de los “conshies” (objetores de conciencia) que acudieran al campo de batalla y ninguno dudó en hacerlo. Algunos murieron, otros resultaron heridos, pero mientras los observaba no vi a ningún hombre ni brigada de camilleros que hiciera una pausa en el rescate de los heridos antes de volver.

Al igual que los hombres de Mons convirtieron esa despectiva palabra raíz en el monte de Venus, “conshie” se convirtió en una noble palabra digna de respeto y consideración. El episodio de Soputa fue uno de los ejemplos más inspiradores de valor moral y físico que he presenciado.